www.LeopoldoX.com/secretovaticano.htm Descripción de la novela Secreto Vaticano
Si buscas... no dejes de buscar hasta encontrar. Evangelio de Tomás. Averigua quiénes están contra las reformas. Conviértete en un Detective Papal. Cada página contiene la clave para abrir la siguiente Tiendas y/o apartado en Internet youTube elPeligroPapal faceBook las complots dentro de complots Leopoldo Mendívil López Juegos Interactivos Secreto Vaticano Portada y Contraportada de Secreto Vaticano latrama PenguinRandomHouse English header header English PenguinRandomHouse latrama Portada y Contraportada de Secreto Vaticano Juegos Interactivos Secreto Vaticano Leopoldo Mendívil López las complots dentro de complots faceBook elPeligroPapal youTube Tiendas y/o apartado en Internet Cada página contiene la clave para abrir la siguiente Averigua quiénes están contra las reformas. Conviértete en un Detective Papal. Si buscas... no dejes de buscar hasta encontrar. Evangelio de Tomás.





Página 121
(Secreto Vaticano)

- - -ESCENA / CAPÍTULO 49

Arriba, Jackson y Gavari Raffaello me llevaron a empujones hacie el Palacio Apostólico. Me subieron por las curvadas y marmóleas “Escaleras de Constantino”
Subimos al tercer piso, hacia los majestuosos Apartamentos Papales. El Papa Francisco acababa de desechar esos espacios gigantescos como su “dormitorio” por “ostentosos”.
Me llevaron a través de las amplias recámaras llamadas “Salas de Raffaello” o “Stanza di Raffaello”. Pensé:
“A mí sí me gustaría dormir aquí, completamente solo.”
Las paredes estaban completamente pintadas con escenas de batallas, inclusive el techo.
Me detuvieron frente a un gigantesco muro de treinta y dos metros cuadrados. Abarcaba todo el gigantesco muro. Se proyectaba hacia el techo. Las figuras humanas parecieron salirse de las superficies. El musculoso Gavari Raffaello me jaló por el brazo:
-Mira, este lo hice yo –y suavemente puso dedo sobre la firma, en la esquina inferior derecha, junto al marco de la puerta. Decía: “Giulio Romano. Scuola di Raffaelle Sanzio d’Urbino. Battaglia di Constantino”. Me sonrió.
-No… -le dije- Este no lo hiciste tú… –y le sonreí. Así comenzó nuestra amistad.
Se nos aproximó por detrás el temible Jackson Perugino de Monteripido. Me empujó contra el muro. Se golpeó la callosa mano con la ametralladora.
-Como ven, señoritas –y miró hacia arriba-, este mural fue pintado por Giulio Romano, alumno de Rafael Sanzio de Urbino, en el año de 1524 –y señaló hacia lo alto, hacia la bóveda-. Describe la batalla final en la que Contantino derrotó a su enemigo Majencio en el Puente Milvio, sobre el Río Tíber, a cuatro kilómetros de aquí –y se volvió hacia las ventanas, hacia el Río-. Como pueden observar -y de nuevo apuntó hacia el techo, hacia la luminosa cruz entre las nubes-, el monarca, que antes era un convencido y devoto pagano romano adorador de Júpiter y Apolo, vio en su sueño anterior a esta batalla la Cruz de Cristo, quien desde el Cielo le dijo las palabras que cambiaron la historia del mundo: “Bajo este Signo Vencerás”. Constantino se habría de convertir al Cristianismo, y con él, todo el Imperio Romano. Las persecuciones terminaron. Comenzó la era de la Iglesia –y me sonrió-. Este cuadro, para resumir, es el origen mismo del Imperio del Cristianismo, origen del Vaticano.
Caminaron hacia nosotros dieciocho hombres que me hicieron sentir un instantáneo miedo. Eran el Prelado, y tres cardenales más, con otros sujetos más que eran muy ancianos. Tenían anillos, trajes muy brillosos y anteojos polarizados. Parecían políticos, empresarios. Uno de ellos le dijo a otro:
-La promoción de candidaturas durante el Cónclave está penada por el canon UDG-81…
Me miraron con las caras alzadas. Se sonrieron entre ellos.
-¿Es él?
Prelado me señaló:
-Este es mi hombre.
Tomó mi mano. La levantó en lo alto, en el aire. Los hombres comenzaron a aplaudirme. Me sentí feliz. Miré hacia Clara Vanthi. Ella se volvió hacia el piso.
-Este hombre nos va a llevar hasta el corazón mismo de la bestia –les dijo el Prelado-. Él va a ser la piedra que nosotros vamos a arrojar hacia los pies de barro del coloso, y el coloso será derrumbado –y me sonrió-. ¿Qué conseguiste para mí, precioso Pío del Rosario, Hermoso Hijo de Dios?
Miré a los sujetos. Pensé: “No parecen hijos de Dios. A estos sujetos no les confiaría ni un clavo”. Comencé a sacar de mi bolsillo el papel doblado, el que me acababa de dar el Papa. Ni siquiera yo mismo lo había podido leer.
-Esto estaba en el portapapeles de piel del Santo Padre –le dije al Prelado. Le ofrecí el documento. Me tembló la mano.
El Prelado, con sus guantes blancos, comenzó a leerlo en silencio. Hizo una mueca de “asco”. Me miró a los ojos.
-Bravo, Pío del Rosario. Simplemente “Bravo” –y se los pasó a los hombres que estaban atrás de él. Lo devoraron como si fueran pirañas.
El papel decía:

Querido Dr. Eugenio Scalfari, fundador del periódico La Repubblica:

Usted me pregunta ¿El Dios de los cristianos perdona a los que no creen y no buscan la fe? Mi respuesta es esta: la misericordia de Dios no tiene límites, si nos dirigimos a Él con corazón sincero y contrito; la cuestión para quien no cree en Dios radica en obedecer a la propia conciencia. Escucharla y obedecerla significa tomar una decisión frente a aquello que se percibe como bien o como mal. No es necesario creer en Dios para salvarse.

Comenzaron a sonreír.
-Blasfemia.
Uno de ellos dijo:
-Esto es justo lo que necesitamos para filtrar a la prensa.
El Prelado me tomó por el hombro.
-Me enorgulleces, Pío del Rosario –y comenzó a avanzar debajo de la Batalla de Constantino-. Ahora te voy a pedir una pequeña misión subsidiaria –y se detuvo-. No es tu verdadera misión, pero te va a entrenar para la siguiente etapa de tu renacimiento –y de reojo miró a sus “amigos”-. Irás al Aeropuerto en este momento –y se llevó el reloj a los ojos-. Te dirigirás hacia la puerta de llegadas. Buscarás el vuelo de Zurich. Esperarás ahí a Monsignor Nunzio Scarano.
-¿Nunzio Scarano? –y miré a los sujetos. Todos suavemente subieron y bajaron sus cabezas. Me sonrieron- Yo no sé quién es Nunzio Scarano.
-Lo reconocerás porque carga consigo una maleta de piel. Esa es la que quiero que recojas. Viene acompañado por dos hombres. Tiene el cabello blanco y las cejas negras. Tiene los ojos muy abiertos, como si viviera asustado o sorprendido, igual que tú –y me pellizcó la mejilla-. Tomarás la maleta y la llevarás al inmueble que está en Via di Pietra número 84. Te acompañarán mis hombres Gavari y Pietro Jackson –y los miró a ambos. Ellos asintieron-. Si alguien te detiene; si alguien te pregunta algo sobre esta maleta, tú dejarás que Pietro Jackson les responda. Tú no abras la boca, porque aún eres un idiota. ¿Entendido?

- -

SIGUE 121









INGRESA CLAVE PARA SECCIÓN MEDIA DEL PLOT >>





¿Quién está contra el Papa Francisco?

A. Los Masones
B. La Ultraderecha
C. Los Nazis Re-Emergentes
D. El Nuevo Orden Mundial
E. Los Comunistas
F. Los que hicieron renunciar a Benedicto
G. Los que atentaron contra Juan Pablo II para matarlo
H. Los que asesinaron a Juan Pablo I



Descripción de la novela Secreto Vaticano

Si lees una página, ahí está la CLAVE para abrir más páginas

Opciones Navideñas Tiendas y/o apartado en Internet Ven a nuestro youTube!!! ¡Agréganos! ¡Suscríbete en nuestro YouTube! ¡Únetenos en FaceBook! Libros Anteriores

Secreto Biblia Próximo Libro Juego: ¡Salva al Papa! ¡Conviértete en Detective Vaticano! ¡Infíltrate para Salvar al Vaticano!


Ven a nuestro youTube!!!
lee PÁGINAS GRATIS!!! Sólo sigue las claves

www.LeopoldoX.com/secretovaticano.htm Si buscas... no dejes de buscar hasta encontrar. Evangelio de Tomás. Averigua quiénes están contra las reformas. Conviértete en un Detective Papal. Cada página contiene la clave para abrir la siguiente Tiendas y/o apartado en Internet youTube elPeligroPapal faceBook las complots dentro de complots Leopoldo Mendívil López Juegos Interactivos Secreto Vaticano Portada y Contraportada de Secreto Vaticano latrama PenguinRandomHouse English header

SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano


secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
secretovaticano secretovaticano secretovaticano
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO
SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO SECRETO VATICANO

 

 

 

 

 

 

 

La trama de lo ocurrido en febrero de 1913... Páginas introductorias de Secreto 1910 Baja la primera parte gratis como PDF Sobre Leopoldo Mendívil López Fuentes de información de Secreto 1910 Puntos cruciales apenas conocidos Símbolos de espionaje en Secreto 1910 Imágenes, fotos y gráficos Documentos importantes originales y claves Apoyos a este proyecto Foros de debate e ideas Desenmascara al conspirador... El agente Hopkins y su acción en México El plan de los Estados Unidos para el mundo, incluyendo México El lado secreto del joven Francisco Madero La guerra masónica subterránea antes de la Revolución Los pasadizos del espionaje en 1913 El secreto del general Bernardo Reyes La Orden de la Calavera La junta europea de la Mesa Redonda La intriga en la embajada de los Estados Unidos La parte de Creel en la Decena Trágica El Plan de México de Bernardo Reyes ¡Agréganos! ¡Suscríbete en nuestro YouTube! ¡Únetenos en FaceBook! Libros Anteriores